jueves, 17 de octubre de 2013

LAS TRISTEZAS DEL CONGUISTADOR: CONFESIONES DE DON JUAN TENORIO






Llegados somos, a pique de que muera octubre y venga sin aviso la noche en la que Don Juan levántase de su ataúd de palabras bellas. Ya me tiene dicho de otras ocasiones que gana no tiene pues teme que doña Inés le dé calabazas de tan a mano que las tiene. ¡Dichoso "jalouín!"- maldice. ¡Cuánto no añorará los telones de velludo con el cartonaje de la Hostería del laurel! ¡Aquellos fríos!- y tirita con delectación. Se recorría esas noches (no solo la de difuntos) todos los teatros de provincias, y veía desde las tablas a las señoras con sus pañetes, botines y cabritillas; entonces el galán no se tenía y guiñaba un ojo a su Paloma y otro a la mujer del médico, del alcalde, del sargento o a la del cacique comarcal ( a las maestras no, pues "siempre les he debido gratitud").

"Tenía hasta que limpiarme-comenta jocoso-las cascarillas quemadas de las castañas menudas de la Alpujarra, de las mollares del Bierzo, de las sucosas gallegas e, incluso, de las del Montseny". En todas partes pajareteaba, con la misma gola e idéntica espadilla ropera. "Tenía que reponer cada temporada las plumas del sombrerillo flamenco que utilizara...Me las traía un pescador de mosca en las 
riberas del Jarama. Cortaba las más finas de faisán criado en gallinero propio y  me las hacía llegar últimamente por ordinario".

Se lo ve tristón pues aunque sigue con el talle juncoso, no espera mejoría. "A mi edad no tengo empuje para aprender la lengua de los pérfidos ingleses -que dios los aparte de su gloria-, para dar un musical sin vi-hu-e-la en la Gran Vía... pero ¿qué voy a pergeñar para seguir en el candelero? No estoy para mamolas o consentimientos: mi lengua o resuena Castilla o me la tajaré antes de que se acostumbre a lo que no solía. ¡Versos eternos, en una lengua clara!"

Calla el galán, y en sus torvos silencios medita y considera. No otro desea que seguir luciendo mocedades y ropas apretadas que denotan la fugitiva juventud. Un pisaverde embozado que solo pide pretexto para arrollar con los cantos pulidos de los metros que con la claridad del día la memoria le apunta. No habla como un quisque; como se mostrara interés, el gallo afinara su voz en modo fuego: 

"Pagad, vos, café y tostada;
pues no es usted, don Antonio,
paloma, dueña o criada,
pretendida por demonio."






ACTIVIDADES

1) ¿Cuál era la tradición relacionada con la noche de difuntos que tiene que ver con don Juan Tenorio y que es anterior a la de Halloween?

2) ¿Puedes explicar por qué D. Juan le dirige a su entrevistador esos versos en los que le indica que pague el café?

3) Os propongo una actividad para subir la nota y probar vuestra memoria. Se trata de que os aprendais unos versos de la obra y los recitéis en clase. Puedes elegir entre estas series de versos:

-2495-2529(habla D. Juan)

-2166-2194...(habla D. Juan-son lo versos más conocidos de la obra-)

-2228-2260(habla Dª. Inés)

Podéis, si lo preferís, aprender y recitar otros versos diferentes; la actividad se puede hacer solos o por parejas, tríos...Solo tenéis que decírmelo en clase -la excusa de la vergüenza no cuela-.





Aquí os dejo unos fragmentos de la obra con la participación de un grandes actores que levantaban las obras que hace ya mucho tiempo (quizá en el tiempo de vuestros abuelos) daban en un programa de televisión llamado Estudio 1.









Y con la duda de si el vídeo siguiente le gustará al protagonista de la entrada cuyo testimonio me ha servido para componerla, dejo aquí una versión cómica.


Este rompecocos no está completo aún, y como cigüeña hacendosilla añadiré algunos palitroques al nidal por entretenimiento. Se ha encontrado que D. Arturo Pérez Reverte también ha escrito pulido artículo -no sin las asperezas que suele-. Arrimémonos a la sombra de este patagón y atemos cabos. Aquí va una lazada que abre la despensilla del académico.

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/789/ese-tenorio-machista/




No hay comentarios: